Geología

Diagénesis de Sedimentos Siliciclásticos

Sábado 23 de febrero de 2008, por Imerú Alfonzo Hernández

Como vimos los sedimentos siliciclásticos están conformados por las gravas, arenas, limos y arcillas. Dado el muy distinto comportamiento que exhiben los sedimentos de grano grueso (PSAMÍTICOS, como gravas y arenas) comparados con el de los grano fino (PELÍTICOS, como arcillas y limos) los estudiaremos por separado:

1. Diagénesis de Arenas y Gravas. Aquí los procesos diagenéticos afectan principalmente a los granos. Ocurren los siguientes procesos: compactación, cementación, alteración de granos inestables y disolución de granos. La COMPACTACIÓN es la reducción de los espacios porosos debida a la presión ejercida por los sedimentos suprayacentes. Aquí los granos se reordenan, deforman, interpenetran y fragmentan. La CEMENTACIÓN es la precipitación de minerales autigénicos a partir de fluidos acuosos en los poros. La ALTERACIÓN DE GRANOS INESTABLES consiste en una alteración química a medida que progresa la diagénesis. Los más afectados son los feldespatos y los fragmentos de roca volcánica. La DISOLUCIÓN DE GRANOS se debe principalmente a la presencia de ácidos carbónicos provenientes de la disolución del CO2, afectando principalmente a los carbonatos y feldespatos. La disolución de granos, matriz y cemento que ocurre en la diagénesis tardía es muy importante en la génesis de yacimientos de hidrocarburos, ya que crea una porosidad secundaria que aparece justo cuando la temperatura y profundidad son los adecuados para la formación y preservación de los hidrocarburos, permitiendo su migración, entrampamiento y acumulación en yacimientos económicamente explotables.

2. Diagénesis de Limos y Arcillas: Al ser estos sedimentos de tamaño muy fino, requieren de muy poca velocidad de corriente para asentarse. Sin embargo la mayoría de estos sedimentos se hayan en ambientes costeros y marinos con velocidades relativamente altas. Esto se debe a que existen dos procesos que permiten su asentamiento: una inorgánico (floculación) y otro orgánico (pelletización). Cabe destacar que en estos sedimentos además de minerales de arcilla y granos finos de cuarzo y feldespato, la materia orgánica es uno de los constituyentes más importantes, siendo por excelencia las rocas madres del petróleo. La diagénesis temprana ocurre mientras el sedimento se halla en contacto con agua marina intersticial, ocurriendo reacciones de degradación de materia orgánica y formación de minerales de hierro (óxidos, sulfuros). En la diagénesis intermedia se produce compactación y deshidratación, en la diagénesis tardía ocurren fenómenos de sobrepresión (cuando la presión de agua en la roca supera la litostática adquiriendo la roca plasticidad), generación de hidrocarburos y concentración de elementos trazas (U, Mo, V, Ni, etc.). La sobrepresión de las lutitas origina estructuras geológicas tempranas que constituyen canales para la migración del petróleo, y trampas estructurales que permiten su acumulación; por ejemplo fallas, diapiros de barro y anticlinales de barro.

P.-S.

(C) 2007-2008 Imerú Alfonzo Hernández, Todos los derechos reservados, puede usar los textos e imágenes presentados en este artículo, siempre que se cite la fuente original.